Cómo perdonar una infidelidad con terapia de pareja

Cómo perdonar una infidelidad con terapia de pareja

La infidelidad es una de las principales causas de ruptura de pareja, por no decir la mayor de todas ellas. Es algo habitual, puesto que se traiciona la confianza de la pareja al nivel máximo de intimidad, como es el sexual.

A pesar de que la infidelidad destroce la relación, muchas parejas salen adelante tras este doloroso trance, no sin una gran dosis de esfuerzo y muchas veces, a través de ayuda terapéutica.

Precisamente, en este artículo os vamos a hablar del punto clave: el perdón de la persona traicionada y cómo poder llegar a él a través de la terapia de pareja.

No cabe duda de que la infidelidad puede tener un efecto devastador en una relación de pareja. Sobre todo para la persona traicionada, donde se suele sentir humillada, produciendo diversos sentimientos de rabia, ansiedad y depresión. Unas heridas difíciles de cerrar.

Existen muchas maneras de establecer lo que es una infidelidad, aunque siempre se asocia al hecho de haber mantenido una relación sentimental o sexual, fuera del ámbito de la pareja. Sin embargo, este concepto ha ido cambiando poco a poco, puesto que la irrupción de las nuevas tecnologías ha hecho que se establezcan relaciones emocionales o sexuales desde la distancia.

Independientemente del tipo de infidelidad que se trate, el componente común a todas ellas es el secretismo con el que se lleva a cabo. Precisamente, ahí es donde radica el sentimiento de traición y que es tan doloroso.

perdonar infidelidad terapia pareja

Consecuencias y efectos de una infidelidad

Hay muchos efectos tras el conocimiento de una infidelidad que afectan a ambas partes, si bien es cierto que la parte traicionada lo sufre más. Así, existen consecuencias emocionales, trastornos de conducta o pensamiento sobre los que merece la pena incidir.

Por un lado, y desde el punto de vista cognitivo, la persona traicionada tiene muchos problemas para pensar con claridad, pudiendo perder la concentración al obsesionarse con lo ocurrido, además del cambio en la forma de ver a la persona infiel o a replantearse la relación, o a no sentirse segura, ya sea en la relación en pareja, como en su propia autoestima.

Este último punto es muy relevante, puesto que ya no se habla de la relación con su pareja, sino de su relación  y confianza con todos aquellos que le rodean, pensando que cualquiera le puede traicionar.

También debemos señalar los cambios en la conducta de la persona traicionada, ya que puede generar agresividad con la otra persona o, en el futuro, en un trastorno obsesivo convulsivo acerca de lo que hace o deja de hacer cuando no está delante.

Ahora bien, todo ello queda relegado a un segundo plano si atendemos a los problemas emocionales que puede derivar una infidelidad. Un cúmulo de sentimientos florece en la persona traicionada y, como es obvio, ninguno de ellos es positivo. Desde sentimientos y emociones como a la ansiedad, depresión, incertidumbre o rabia.

Las consecuencias más visibles de este proceso se reflejan en las dificultades para conciliar el sueño, la falta de apetito o una irascibilidad a veces difíciles de controlar.

La terapia de pareja y el perdón para reconstituir una relación

terapia pareja perdon infidelidad

Si lo que se pretende es continuar con la relación, lo primero que se tiene que pensar es en perdonar, por parte de la persona traicionada. Eso sí, el perdón no tendría que significar inexorablemente la continuidad de la relación, ya que se trata de un proceso que tiene que llevar a cabo dicha persona.

Así, para la continuidad de la pareja se necesita del consenso de los dos, mientras que el perdón es una forma terapéutica para reconducir la salud psicológica de la persona traicionada. En resumidas cuentas, la reconciliación es cosa de dos, mientras que el perdón es una decisión personal y que constituye un paso previo a una posible reconciliación.

En el proceso del perdón, la persona traicionada deberá de cambiar su conducta hacia la persona infiel. No necesariamente para continuar con la relación, pero sí para desasearle a la otra persona que sea feliz en la vida y que recapacite sobre lo ocurrido, sea en esta relación, como en otras futuras.

Eso sí, esto no significa que la persona infiel se libere automáticamente de la culpa. Debe de ser consciente del daño infringido y de cómo podría restituirlo, ateniendo a las causas que le han llevado a hacerlo.

Por eso y asumiendo que el perdón es la parte fundamental para que haya posibilidad de reconciliarse, hay diversas fases que hay que trabajar en pareja porque, como ya hemos comentado, la reconciliación es cosa de dos.

Para entender cómo afecta a la pareja una infidelidad, se establece una serie de fases, donde la primera es una montaña de emociones, seguido de un período de reflexión y de una posible reconstrucción de la confianza, partiendo desde el perdón a reasegurar el compromiso e incrementar la comunicación entre ambas partes.

Precisamente, es en la tercera fase donde la terapia de pareja puede suponer un gran empuje si se desea salvar la relación, puesto que es el más complejo de todos.

A través de una terapia de pareja, un profesional puede ayudar en diversos aspectos para tomar las mejores decisiones, ya sea para intentar restablecer la relación o ponerle fin, evidentemente.

La terapia de pareja ayuda a ver, de mejor manera, ciertos aspectos en principio muy complicados. Así, en una fase inicial se establece una evaluación y análisis de la pareja y de la infidelidad, además de la desactivación de las emociones.

Luego, la terapia nos conduce hacia la fase del perdón, una decisión que puede ser unilateral o bilateral. Es la fase clave, puesto que tras ella se optará por dejar la relación o por intentar luchar por ella y tratar de reconstruirla.

En este proceso, la persona infiel debe de reconocer el daño causado, empatizando con el dolor de la otra persona, estableciendo como tal un acercamiento profundo y comprensión hacia la otra persona, algo en lo que puede ayudar de forma positiva un terapeuta. De igual manera, analizar el porqué de lo ocurrido, ayudará a diseñar un plan para que no vuelva a suceder en el futuro.

Si se decide luchar por ella, será necesario comenzar un proceso de reconciliación, donde se restablezcan los compromisos adquiridos por la pareja y su vínculo.

En todas esas fases, conviene estar acompañado por un profesional en terapias de pareja. Tengo una amplia en experiencia en terapias de pareja que te puede ayudar a superar una infidelidad, ¡consúltanos!

2019-05-20T08:42:46+00:00