Luz de Gas y la Manipulación dentro de la Pareja

Luz de Gas y la Manipulación dentro de la Pareja

Una relación en pareja suele tener aspectos de lo más positivos aunque, por desgracia, en ocasiones puede llegar a ser un impedimento en el crecimiento personal de una de las personas de la relación.

Es más, a veces una relación tóxica puede llevar a consecuencias tan nefastas como una carencia de autoestima o de desequilibrio emocional, por culpa de la otra parte y de una manipulación que puede ser más o menos explícita.

Precisamente, en el artículo de hoy os quiero hablar sobre una de estas formas de manipulación psicológica que se dan en la pareja y que son más rebuscadas de lo que podría parecer en un primer momento: la denominada “luz de gas”. Un concepto que surge de una obra de teatro con el mismo título y que no te dejará indiferente.

¿Qué es la Luz de Gas?

Se podría definir la luz de gas como una forma sutil de manipulación psicológica en la que una persona altera la percepción de la realidad de otra persona. En este sentido, las manipulaciones se producen por el uso de mentira, a pesar de evidencias de lo contrario, invalidaciones ante opiniones o verbalizaciones haciendo ver que la salud mental de la persona no es la mejor.

Gracias a esta manipulación, la persona manipuladora consigue una posición de poder en la relación.

Este concepto surge de una obra de teatro en 1933 y de la posterior historia llevada al cine con el mismo título, donde un hombre manipula de diferentes formas a su mujer, con el fin de encubrir varios hechos incriminatorios.

La mujer, ante dichas manipulaciones, cree estar volviéndose loca al acabar convenciéndose de que lo que ve no es la realidad.

Para que esto suceda, tiene que haber una estrecha relación, puesto que la persona que es víctima de la manipulación tiene mucha confianza en la otra persona, llegando a creerse su versión en todo momento.

Por eso, cuando se produce el fenómeno de luz de gas en el seno de una pareja, las consecuencias pueden ser mucho peores, al anular a la víctima en el plano emocional, junto a la que se supone que es la persona con la que tiene una mayor confianza.

Fases que atraviesa una Persona que sufre Luz de Gas

Yale Robin Stern, la psicoanalista que acuñó el término de luz de gas, habla de una serie de fases o escenarios que sufre una persona a través de estas manipulaciones.

Incredulidad

Las primeras veces que la persona sufre este tipo de manipulaciones, la víctima empieza a dudar de si lo que ha visto o dicho es real. En un principio, se podría decir que como estar en shock.

Defensa

La víctima comienza a defenderse y se lo hace saber al abusador, el cual nunca reconoce el error, ni tampoco explicaciones. En todo caso, podría responder culpabilizando a la propia víctima.

Indefensión

La víctima definitivamente ha perdido su criterio, aceptando el del abusador. Esto implica la toma de decisiones o la formación de una opinión en concreto, con tal de no disentir o entrar en una discusión con la otra parte.

Síntomas de una Víctima de la Luz de Gas

Ahora, voy a repasar algunos de los síntomas que pueden padecer una víctima que sufre de luz de gas.

Falta de Autoestima

La víctima se caracteriza por carecer de autoestima. La persona se ve anulada e incapacitada,  sin tener seguridad  e incluso perdiendo su propia identidad.

Incapacidad de Decisión

Fruto de una autoestima quebrada, uno de los mayores síntomas que se pueden encontrar en la víctima es que no tiene la capacidad para tomar una decisión sencilla, por lo que siempre se la solicita a su agresor.

Mentiras a Allegados y Aislamiento

La persona que lo sufre tiende a aislarse y a perder su vida social, al sentirse dependiente de su abusador. De la misma forma, resta importancia o incluso miente a familia o allegados ante posibles conductas de su agresor.

Ansiedad y Depresión

Dentro de los síntomas enmarcados en a salud mental, la ´victima puede sufrir episodios de ansiedad y de depresión.

Superar una Manipulación por Luz de Gas

Sabiendo todo ello, queda por saber cuál es la solución para salir de ello. En primer lugar, es necesario hacer un diagnóstico y que la propia víctima reconozca que está sufriendo la luz de gas. Sin lugar a dudas, es lo más complejo de todo, puesto que no solo implica “ver la luz”, sino dejar una relación que es tóxica.

Una vez superado ello, es necesario recuperar el autoestima, lo puedes hacer a través de terapia y siguiendo algunas de las pautas que os muestro en este artículo.

Si crees que estás encerrada o encerrado en una relación tóxica de este tipo, te consejo que vayas a un especialista. Puedes solicitar cita en mi consulta aquí.

2022-08-17T06:15:38+00:00