La Soledad: ¿por qué nos sentimos solos?

La Soledad: ¿por qué nos sentimos solos?

Es paradójico. Vivimos en una sociedad más conectada que nunca, gracias a las nuevas tecnologías. Sin embargo, cada vez es más común encontrar a personas que se sienten solas. Antes, la soledad se vinculaba desgraciadamente a las personas mayores. Hoy en día, a personas de cualquier edad.

La soledad es una de las causas que más pueden afectar a la salud mental. Puede ser el causante de patologías como la baja autoestima, la ansiedad o la depresión. Por eso, hay que prestar especial atención cuando uno se siente solo y, sobre todo, atender a aquellas cuestiones fundamentales para tener un mayor bienestar.

Hoy en día, mucha gente se piensa que la soledad es precisamente no estar en contacto con nadie. Se sigue dando esa imagen de una persona anciana sola en una habitación. Pues bien, uno se puede sentir solo aun a pesar de tener pareja, tener contacto con amigos y con familia.

Razones por las que sentirse solo

Después de años de experiencia en mi consulta, he podido ver como muchas personas se sentían solas. Algunas de las razones que están detrás de este sentimiento de soledad son las siguientes.

Relaciones Superficiales

Sí, puedes tener familiares y amigos. Es más, puedes mantener el contacto con ellos, de forma más que frecuente. Ahora bien, puede que simplemente se trate de un vínculo superficial. ¿A qué me refiero con esto? A que no sean relaciones en las que exista una confianza plena.

Por ejemplo, puedes tener mucho contacto con tus padres, pero no explicarles tus problemas para evitar preocupaciones. En otros casos conocidos, están la de aquellos que tienen amigos con los que contar solo si es para salir de fiesta.

En ambas situaciones sucede exactamente lo mismo. No hay una relación en la que puedas compartir todo lo bueno y malo que te sucede. Así, se produce una soledad emocional, a pesar de estar en contacto con muchas personas.

Estancamiento y Falta de Motivación

La rutina puede tener efectos muy negativos. Puede ser la causante de que exista un sentimiento de estancamiento, donde no hay una evolución personal o laboral. El sentimiento de soledad, en este sentido, viene determinado por la apatía y falta de motivación.

De esta manera, es muy común realizar una labor de introspección o de reflexión existencialista, en este tipo de situaciones. Pues bien, es ahí donde emerge ese sentimiento solitario y donde las relaciones con amigos y familiares comienzan a perder valor.

Excesiva Responsabilidad

Otra de las razones detrás de la soledad es el exceso de carga que pueda acarrear una persona. Esto puede trasladarse al mundo laboral, como a la vida familiar. Una persona con demasiadas responsabilidades o tareas que realizar puede estar junto a otras personas que no tienen las mismas preocupaciones o que no llegan a ese nivel de esfuerzo.

Ante esa tesitura, es más que obvio que se puede apoderar un importante sentimiento de soledad. Por un lado, ante la falta de comprensión de los demás ante dicha responsabilidad o dichas preocupaciones. Por el otro, debido a la falta de tiempo que hace que uno no pueda pensar en sí mismo.

Experiencia Traumática

En algunos casos, la soledad se puede deber a un episodio traumático. Una herida abierta que no ha podido cicatrizar. Hablamos de la pérdida de un ser querido, de una ruptura sentimental o incluso de episodios de maltrato o abuso infantil, donde el sentimiento de soledad se debe a que no ha podido superar este episodio.

Sin superar este tipo de adversidades, la falta de confianza es tal que la personas que lo sufre es incapaz de construir una relación estable con otras personas.

Como puedes ver, hay muchas más razones para sentirse solos que no estar físicamente aislados. Para poder afrontarlo, la terapia puede ser una solución. Aquí, dentro de mi terapia para adultos, podéis consultarme o solicitar cita previa.

2021-08-27T06:52:23+00:00