Inteligencia Emocional: qué es y elementos

Inteligencia Emocional: qué es y elementos

La inteligencia es un concepto que suele delimitar nuestro éxito o fracaso dentro de una sociedad. Es, junto con otros aspectos como la belleza o la salud, lo que más nos hace destacar. Por eso, muchas veces nos obsesionamos con que hay que ser -o, al menos, parecer -inteligentes.

Sin embargo, el concepto de inteligencia, tal y como se ha concebido, es muy antiguo. Incluso caduco, diría yo. Siempre se ha pensado que una persona es muy inteligente por ser una fuente de conocimiento o por tener una gran capacidad de memoria, pero no siempre tiene que ser así. Al fin y al cabo, la inteligencia es tener la habilidad de saber utilizar o dominar el potencial de tu mente, ¡y esto se puede hacer de muchas maneras!

inteligencia emocional que es

Con el avance de la psicología, en las últimas décadas, se ha ido descubriendo que el cociente intelectual es solo una mínima parte de todo lo que comprende la inteligencia, en términos globales. De hecho, hay muchos tipos de inteligencias y hoy os quiero hablar de una en concreto: la inteligencia emocional.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

La inteligencia emocional se podría definir como la capacidad que disponemos para poder comprender y gestionar nuestras propias emociones, así como para poder comprender las emociones de los demás. Es decir, ayuda a que entendamos qué es lo que sentimos y cómo manejar cada una de las emociones que tenemos o las emociones de las personas de nuestro entorno.

Esto a es una opinión mía, pero creo sinceramente que la inteligencia emocional es la más importante de todas. Gracias a la organización de nuestras emociones, ayudamos a conseguir un mayor equilibrio, lo que conduce a una sensación de bienestar mayor.

Al conocer mejor nuestras emociones, podemos detectar qué nos sucede y cómo actuar para paliarlo o mejorar. Esto es un punto clave para nuestro bienestar y para el desarrollo de todas nuestras habilidades potenciales. Además, desarrollamos una mayor capacidad de empatía, clave para tener una vida social más sana.

Por eso, la inteligencia emocional es la parte fundamental en la que baso mis terapias orientadas al crecimiento y desarrollo personal.

Los 5 Elementos de la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional es un término acuñado por el psicólogo Daniel Goleman en 1995. En su base teórica, plasma hasta 5 elementos de gran importancia y que permiten que nuestra mente ayude a comprender y gestionar las emociones de forma más eficiente.

Autoconocimiento Emocional

Es la parte más importante. Se trata de alcanzar un conocimiento elevado de nuestras emociones y cómo nos puede afectar. Tanto un estado anímico bajo, como alto, puede suponer un problema en la toma de decisiones.

Por eso, detectar estas emociones es fundamental, para así saber en qué condiciones nos encontramos, pudiendo esperar a que recuperemos el equilibrio psicológico para acertar en nuestra decisión.

Regulación emocional

Gracias a un análisis de nuestras emociones, podemos averiguar cuál es la dinámica que tienen y su duración. Conocer los ciclos de estas sensaciones nos puede permitir recoger lo mejor de cada una de ellas y utilizarlas de mejor manera posible.

Más aún, si tenemos diversas emociones al mismo tiempo y somos capaces de distinguirlas, podemos utilizar la que nos resulte más positiva y aprovecharla para paliar aquellas sensaciones que nos crean un mayor daño. Nos ayuda a tener mayor responsabilidad y menos impulsivos.

Motivación

La inteligencia emocional ofrece grandes beneficios para aquel que pueda manejar sus emociones. Una de sus virtudes reside en poder transformar estas emociones y en orientarlas en objetivos que tengamos.

Gracias a esta transformación, prestamos una mayor atención a las metas que queremos alcanzar y no en los múltiples obstáculos en el camino. Esto solo se consigue con las emociones ordenadas y con una clara vocación proactiva y optimista.

Empatía

Con el tiempo, la sociedad se ha vuelto más individual. Enfrascarnos únicamente en lo que nos sucede no solo nos puede volver más egocéntricos, también nos puede suponer, a la larga, una vida más solitaria. Algo normal, puesto que nadie quiere relacionarse, sobre todo en una relación estrecha, con alguien ensimismado.

En este sentido, con el desarrollo de la inteligencia emocional se ayuda a comprender a las personas que nos rodean y lo que sienten. Mejorando nuestro nivel de comprensión, podremos tener una vida social mucho más plena.

Habilidades Sociales

Más allá de la empatía, la inteligencia emocional nos permite añadir un contexto y una casuística a ciertas situaciones. Podemos intuir a qué se debe al emoción o sentimiento de otras personas y a qué se debe.

Todo ello, nos permite manejar mejor nuestras habilidades sociales, a no pensar en cómo nos hace sentir únicamente a nosotros sus actos, mejorando no solo la comprensión, sino una comunicación más fluida.

Con todos estos elementos, queda más que claro que la inteligencia emocional es fundamental para comprendernos y para comprender a los demás. Si piensas que no tienes inteligencia emocional, recuerda que la puedes entrenar y desarrollar.

2019-06-17T12:10:17+00:00