4 sencillos trucos para que tus hijos hagan los deberes de verano

4 sencillos trucos para que tus hijos hagan los deberes de verano

Llega el verano y todos queremos disfrutar de él: irnos a la playa, a la montaña o al apartamento que reservamos hace seis meses. Pero resulta que nuestros hijos cargan con cuatro libros de lectura y siete cuadernillos de ejercicios variados, desde matemáticas a inglés. Nos cargamos de paciencia y pasamos todas las tardes de verano intentando acabar los cuadernillos, que al final siempre terminamos el día anterior a la entrega, con chillidos y malhumorados.

4 sencillos trucos para que tus hijos hagan los deberes de verano

 

Con estos trucos conseguiréis que vuestros hijos acaben los cuadernillos antes, y lo más importante, sin necesidad de insistirles para que se sienten a hacerlos.

  1. HORARIOS

Es importante planificar cuanto y cuando nos vamos a poner a hacer los deberes. En primer lugar, debemos sentarnos a hablar con nuestros hijos, y decidir de manera consensuada la hora de comenzar a hacer los deberes, por ejemplo a las cinco de la tarde, luego en función de la cantidad de cuadernillos que deba hacer, fijaremos el tiempo que debe invertir, por ejemplo 45 minutos. Por último con un calendario delante, marcaremos los días que se harán deberes y los días que no, ya que mas o menos sabemos cuando estaremos de vacaciones.

  1. PLANTILLA VISUAL

Una vez que sabemos el horario, es momento de ponernos todos juntos a elaborar una preciosa plantilla a modo de calendario, que sirva para ponerlo en un lugar visible de la casa y para ganar premios si se cumple a rajatabla. Los premios los debemos de fijar con los niños y pueden ser por ejemplo, una gran bolsa de chuches si se hacen los deberes bien durante toda una semana. Por lo que cuando se haya cumplido con la tarea del día de manera satisfactoria, (45 minutos de estudio de 17.00h. a 17.45h.), pondremos una pegatina, una carita feliz o algo que le pueda gustar a vuestro hijo en el calendario, e iremos acumulándolas para llegar al premio fijado. Recordad poner la pegatina con ellos, de otro modo, podrán engañaros fácilmente.

  1. DISTRACTORES

Todos los niños son curiosos y más si están aburridos, como vean una mosca, un ordenador, un teléfono, un espejo… les parecerá lo más interesante del mundo y no harán los deberes, que es lo más aburrido del mundo para ellos. Así que antes de empezar, quitad todo lo que pueda distraerles de en medio, si hacen los cuadernillos en la cocina, evitad dejar comida por encima, apagad la tele y sacad todos los teléfonos de allí. Si los hacen en su cuarto, el ordenador apagado, la mesa despejada, teléfonos móviles fuera y la puerta abierta para poder echar un ojo de vez en cuando y confirmar que están centrados en sus deberes.

  1. MOTIVACIÓN

La motivación es lo que nos lleva a hacer cosas, realizamos deporte para estar más fuertes y sanos, y tus hijos ¿por qué hacen los deberes? Bien, por un lado tenemos los premios que conseguirán si hacen los deberes en el tiempo establecido (que ya es suficiente), pero además debemos dar mensajes de apoyo y ánimo siempre que podamos. Si hacen los deberes en su horario, al colocar la pegatina o carita feliz en el calendario podemos decirles algo así como: “que bien lo has hecho hoy”, “estoy muy orgulloso de que trabajes tan bien”, “no te queda nada para ganar el premio”… y si los vemos un poco saturados mientras hacen los deberes podemos dar mensajes de apoyo como: “venga, que en quince minutos ya acabas”, “el último empujón y consigues tu pegatina”.

 

2019-05-20T08:34:31+00:00